desatascador de tuberias

La mayoría de los productos de limpieza cuentan con un grado de toxicidad, poniendo en riesgo la salud de quien los usa y del medio ambiente.

En fontanería es común emplearlos, pero quienes lo hacen cuentan con el conocimiento necesario así como la indumentaria correcta para evitar daños por algún accidente.

Las sustancias que se emplean como desatascadoras de tuberías son eficaces; parte de sus buenos resultados se deben a los químicos que posee para arrastrar los residuos y grasa que quedan pegados a las redes.

La tendencia es usar, incluso para desatascos difíciles, sustancias naturales y ecológicas, que protejan el ecosistema y la salud. Aunque no son fabricadas en grandes industrias, son igualmente efectivas abriendo el paso del agua en sumideros, desagües y cualquier tipo de tubería.

Una receta sencilla que sirve como desatascador

Una mezcla funcional es vinagre con levadura química porque deshacen los ácidos grasos o los ablandan hasta que corran y no haya atascaos en la tubería.

La receta es bastantes sencilla: media taza de levadura y media de vinagre se echan al tubo. Para que este remedio resulte, hay que tapar el desagüe, de manera que la mezcla se asiente durante unos minutos. Mientras eso sucede hervimos una olla de agua y la vertemos en el conducto.

En ocasiones la solución está en desatornillar el sumidero y limpiarlo. Cuando soltamos la red, aprovechamos para asear las acumulaciones; es importante que también se sanee la boca del sifón, porque nada hacemos con limpiar el fondo si al inicio quedan partículas que nuevamente bajarán.

Bombeo para desatascar tuberías

En el caso del baño, hay un desatascador preventivo que podemos usar con frecuencia; se trata de la mano. Cada vez que nos lavamos el cabello es probable que algunos caigan y queden atrapados en la tapa del sifón; usemos guantes y recojámoslo para que no se acumulen y se vayan por el bajante.

Una de las herramientas más usadas en casa es el propio desatascador con mango de madera y boca de hule que venden en cualquier tienda, pero con un adicional. Se trata de impregnar los bordes del chupón con vaselina; así se ajusta de manera hermética y realizan mejor trabajo de succión.

La tarea consiste en empujar el desatascador con fuerza y luego bombear un par de veces para ver si el agua corre y con qué rapidez lo hace; en caso que no circule o baje muy poca, se vuelve a intentar bombeando. Al lograrlo, se finaliza echando agua caliente por la tubería.

Otros métodos que también funcionan para desatascar

Si ya ha intentado estos métodos pero ninguno funciona, pruebe limpiando el sifón ubicado debajo de la pila.

Sea precavido colocando un tobo en la parte inferior, de manera que en este caiga el agua que sobre.

Hay que darse cuenta si en el colector hay un tapón de desagüe; por lo general es hexagonal o cuadrado y se halla en la base de la curva. Al encontrarlo se procede a retirarlo, para introducir un alambre con gancho o cepillo de limpiar botellas, ideal para remover las partículas que provocaron el atasco.

Cuando no hay un tapón que facilite el desarme, se aflojan los conectores, sujetamos el sifón y procedemos a bajar el cepillo o gancho. Nuevamente se culmina con agua caliente, pues sin duda es el remedio más infalible como desatascador de tuberías.

Ojalá estas sugerencias sean útiles a la hora de resolver sus emergencias con atascos; pero recuerde que si le resulta muy complicado, lo recomendable es que un experto se ocupe del trabajo.

Comments 0

Leave a Comment