limpieza fosas septicas

Las fosas sépticas tienen una función muy importante: filtrar y depurar aguas residuales para no contaminar el medio ambiente. Son pozos en los que se colectan los restos fecales y de consumo en casa, negocio o cualquier empresa.

Luego de la depuración, las aguas son vertidas a las alcantarillas, para no perjudicar el equilibrio ecológico y transmitir infecciones por contacto o que se produzca su ingesta.

También se les conoce como pozo negro y es fundamental limpiarlos, para que no se minimice la capacidad de almacenamiento y drenaje.

En limpieza de fosas sépticas no se extrae todo el lodo

De acuerdo con expertos, la limpieza de fosas sépticas se tiene que ejecutar cuando el nivel de sedimentos alcance la mitad del pozo.

Dependiendo de la cantidad de sucio y el uso que se le dé a la fosa, variará el lapso entre saneamientos. El periodo recomendado es anual y preferiblemente antes de la época de lluvias.

Un dato curioso es que no es conveniente extraer todo el barro, lo sugerido es sacar un 80%, debido a que se necesita algo de lodo para que la depuración se active nuevamente al cerrar la fosa.

Es un trabajo delicado y requiere profesionales

Independientemente de que se haga manual o mecánico, lo mejor es dejar el trabajo  en manos de profesionales que cuenten con implementos y equipos adecuados.

No se trata únicamente de destapar el colector y sacar la suciedad; durante la limpieza de fosas sépticas pudieran ocurrir accidentes, ya que emana gases tóxicos e inflamables, poniendo en peligro la vida de quien la sanea.

Cuando quiera llevar a cabo el aseo de un pozo, asegúrese de contratar los servicios de una compañía que se dedique a la succión de aguas residuales, sanitarios líquidos, residuos sépticos, lodos ligeros y pesados y acumulación de barro en colectores.  Estos son pasos previos a limpieza de la fosa y se le llama desazolve.

Los profesionales aseguran que el lavado de un séptico es lo que garantiza que funcione correctamente.

Factores a considerar al construir un pozo negro

Cuando se construyen, hay que considerar ciertos aspectos; por ejemplo, la capacidad de aguas residuales que almacenará y que dependerá del tamaño de la familia, personal que trabaje en la empresa o área de la comunidad.

También se tiene en cuenta el volumen de materia sólida en el agua residual, porque reunirá más partículas que un triturador de basura.

Limpieza de fosas sépticas, paso a paso

Pero, ¿cómo se limpia una fosa séptica? No pierda detalle de la siguiente explicación.

  • Lo primero es abrir las tapas con sumo cuidado; es algo que se hace poco a poco para no respirar los gases que desprende, producidos por la fermentación de barro y materias fecales. Si se destapa el pozo lentamente, el metano saldrá de forma gradual. Como se trabaja rodeado de gases, el obrero no debe fumar junto a la fosa para evitar explosiones.
  • La bomba aspiradora va en el lado de las aguas residuales para sacar la capa superficial de grasas y elementos flotantes.
  • Posteriormente la bomba se baja lentamente para retirar el lodo; no hay que sumergirla hasta el fondo para que no elimine la última capa.
  • Lo correcto es colocar la manguera de agua de forma que el pozo negro se llene con líquido limpio mientras elimina desechos. Mantenga el control del agua, de manera que no supere el volumen de lodo a eliminar.
  • Como se trabaja con agua a presión, no hay que perder la oportunidad de asear los filtros.
  • Se deja de aspirar al llegar a un 80% de lodo y se rellena el resto con agua limpia.
  • Posteriormente se coloca una dosis de activador bacteriano, según lo indique el fabricante del producto.
  • Finalmente se cierran las tapas.

Comments 0

Leave a Comment